ARTíCULOS

image-2019-02-27.jpg

21 marzo, 2019 Artículos

Para explicar qué es un Mapa Mental y para qué se puede utilizar, os propongo que os imaginéis como están conectadas nuestras neuronas (enlaces neuronales).

 

Metafóricamente hablando, es como si la propia neurona tuviese varios “bracitos” en forma de prolongaciones que se agarran con los “bracitos” de otras neuronas y así, sucesivamente, creándose nuestro mapa cerebral.

Pues bien, un Mapa Mental es una herramienta de trabajo que se emplea como técnica de estudio, entre otras utilidades. Aprender a diseñar un Mapa Mental, es aprender a manejar una herramienta útil no sólo para cuestiones académicas (preparar una prueba, una exposición…), sino también en cuestiones profesionales (preparar una ponencia, charla, curso…) o cuestiones personales (organizar un viaje, evento, compra…).

En el ámbito académico, el Mapa Mental es una herramienta que permite expresar, organizar y representar la información sobre un tema, de forma lógica y creativa. Las ideas principales de un texto pueden generar ideas secundarias y detalles que se van conectando y relacionando entre ellas mediante prolongaciones curvas, como si de enlaces neuronales se tratasen (imagen inicial). De esta manera, el Mapa Mental se asemeja a nuestro mapa cerebral, y a la hora de estudiar y memorizar la información que queramos, estaremos ayudando a nuestro cerebro a recordarla de manera más ágil y eficaz, pues estaremos visualizando una información organizada y estructurada de la misma forma en cómo se estructuran nuestras conexiones neuronales.

Los mapas mentales se caracterizan por la presencia de varios elementos indispensables: se emplean líneas curvas (con diferentes grosores), dibujos, imágenes y colores. Cada elemento es fundamental y tiene su significado e importancia. Emplear todos estos elementos estimula la creatividad y favorece el equilibrio entre ambos hemisferios cerebrales aumentando, de esta manera, hasta diez veces más nuestra capacidad de memoria a la hora de retener y recordar la información, si lo comparamos con un esquema tradicional al que estamos acostumbrados a hacer.

En mis sesiones de técnicas de estudio, cuando los chic@s han aprendido a leer de manera comprensiva y a identificar las ideas principales y secundarias de un texto, a través de otras técnicas de estudio como el subrayado y el resumen, es cuando los animo a aprender a diseñar sus propios mapas mentales. Existen maneras atractivas para preparar una prueba y que estudiar resulte divertido, y los mapas mentales son la prueba de ello.

Cuando un nin@ se anima a hacer un Mapa Mental, suelo proponerle hacer uno sobre un tema que sea de su interés. Si a un niño le gusta el skate, por ejemplo, buscamos un texto que nos hable sobre este deporte, para trabajar la lectura comprensiva, identificación de ideas principales y secundarias (subrayado) y por último, el diseño del mapa mental.

Una vez que el chic@ se familiariza con la técnica, le encuentra sentido y diseña correctamente un mapa mental, el siguiente paso es que traslade esta técnica aprendida a su materia de estudio, animándol@ a poner en práctica esta técnica con sus textos académicos. De esta manera el aprendizaje será funcional.

El mapa mental es una herramienta muy vistosa, atractiva y eficaz a la hora de repasar lecciones o apartados específicos. Los puede hacer cualquier persona. Requieren de mucho entrenamiento, pero como todo, es cuestión de Hábito y de Esfuerzo.

A continuación podéis ver un ejemplo de Mapa Mental en forma de neurona con las distintas ramas del equipo de Lingoreta, las cuales se corresponden con los servicios e intervenciones del centro.

 


374422-PBCM5Z-528-min-1200x801.jpg

22 febrero, 2019 Artículos

 

Las pantallas de mi vida

¿Cómo prevenir la adicción a las pantallas?

Al leer este artículo es muy probable estés delante de tu ordenador, de tu tablet o smartphone. Miremos hacia donde miremos tenemos presente una pantalla o un medio digital. Los dispositivos electrónicos forman parte de nuestra cotidianidad, estando cada día más presentes en nuestros hogares, en las escuelas de nuestros hijos e hijas, en nuestro ocio o en nuestra forma de relacionarnos con los demás.  

Las nuevas tecnologías permiten que tener acceso a más información, a más conocimiento, a conectarnos con muchas personas a la vez, sus potencialidades son infinitas y  los riesgos que estos pueden suponer, evitables.

Muchas veces nos llegan hasta nuestro gabinete de psicología en Vigo  familias preocupada por cómo hacer un buen uso de tablet, televisión, internet, móvil, videojuegos….para evitar los enfados al limitarles el uso, tener asegurado el contenido que ven o conocer cuáles son las consecuencias del uso que hacen…en este artículo intentaremos dar un poco de luz a estas preocupaciones.

Antes de continuar, te invito a que pares un momento de leer y reflexiones:

¿qué dispositivos electrónicos tienen a su alcance mis hijos e hijas? ¿cómo los usan?, ¿cuándo comenzaron a usarlos?, ¿entienden el mundo sin ese dispositivo?

 

Seguramente habrás llegado a la conclusión de la vida de tus hijos casi es inconcebible sin un dispositivos electrónico. Ten en cuenta que han nacido en lo que se conoce como “la era digital”. A esta generación se les denomina Nativos Digitales , aquellos que nacieron en una sociedad que ya usaba las nuevas tecnologías con la misma normalidad y uso cotidiano como pueden ser para nosotros los libros.  Sin embargo, eso no significa que sepan hacer buen uso de ellas. Es responsabilidad de los adultos (educadores y familia) facilitar que hagan una incorporación positiva de los dispositivos electrónicos y enseñarles a hacer un buen uso de los mismos.

 

Ahora me gustaría que reflexiones sobre lo siguiente…

¿Qué uso le das tu a las nuevas tecnologías?, ¿cómo es tu relación con tu smartphone?, ¿les dejas el teléfono o la tablet cuando viajáis en coche o estáis en un restaurante para que vayan “tranquilos”?, ¿estás presente cuando ve contenido digital?…

 

Si está leyendo este artículo o ya te has planteado alguna vez estas cuestiones  ya estás en el camino adecuado para educar en un buen uso. Una parte importante es pararnos a pensar, reflexionar y plantearnos cómo es nuestra relación con los dispositivos digitales y cuál es el uso que les damos.

Los niños y niñas copian los modelos de comportamiento de los adultos. Es importante ser conscientes del papel como educadores y de los riesgos que conlleva el uso que nosotros damos a los dispositivos, cómo supervisamos el contenido digital al que tienen acceso y cuál es nuestro dominio de las nuevas tecnologías. Esto favorecerá que los menores nos vean como un referente y que la relación con los medios digitales sea positiva y permita aprovechar sus potencialidades.  

Muchas veces es necesario un abordaje terapéutico cuando no ha existido una supervisión y un control previo del uso de los diferentes dispositivos. En estos casos nuestro equipo de psicólogos en Vigo, Gondomar y Sanxenxo  trabajan tanto con el menor como con la familia para guiar y reflexionar sobre los patrones de uso de los dispositivos hacia unos más responsables y adecuados a la edad. Además de ayudar a sanar la relaciones familiares, muchas veces afectadas por las constantes disputas que genera el uso de las nuevas tecnologías.  

Un documento que podría resultar interesante si quieres profundizar en el tema es el 9º Informe FAROS Las nuevas tecnologías en niños y adolescentes. Guía para educar saludablemente en una sociedad digital, que tiene como principal objetivo informar y guiar a los educadores en esta difícil tarea y dar a conocer las potencialidades de las nuevas tecnologías y cómo hacer un uso positivo de ellas.  

Si te apetece conocer más sobre este tema y compartir estrategias eficaces para gestionar las nuevas tecnologías en casa, estate atento/a  a nuestras redes de facebook  estamos preparando en Lingoreta Vigo un taller destinado a familias para reflexionar conjuntamente sobre este tema.



31 enero, 2019 Artículos

Si acudiésemos a un aula de un centro educativo y nos parasemos a observar durante unos segundos lo que ocurre, seguramente veríamos a un gran número de niños y niñas con cara de desconcierto, perdidos ante las explicaciones que el profesor está impartiendo.

Ante esta situación se podría pensar que estos niños no tienen interés, que son vagos, que no quieren atender o aprender, pero en la mayoría de ocasiones nos encontramos con niños que quieren pero no pueden debido a que presentan dificultades que hacen frenar su desarrollo de aprendizaje;  estas dificultades reciben el nombre de DEA , Dificultades de Aprendizaje Específicas y Trastornos del Aprendizaje.

Ante esto, en primer lugar es necesario saber que son estas dificultades con las que los docentes y otros profesionales se encuentran en el día a día.

La Fundación Adana (2019) define los Trastornos del Aprendizaje, como “una dificultad inesperada, específica y persistente para la adquisición de un aprendizaje pese a una instrucción convencional, nivel de inteligencia y oportunidades socioculturales adecuadas”.

Este tipo de dificultades no se relacionan con el nivel de inteligencia del alumno. De hecho, hay muchas personas con coeficientes intelectuales altos que tienen dichas dificultades.

Así en el Manual DSM-V (APA, 2014) se refiere a los trastornos de aprendizaje como: “trastornos que se caracterizan por un rendimiento académico sustancialmente por debajo de lo esperado dadas la edad cronológica del sujeto, la medición de su inteligencia y una enseñanza apropiada a su edad. Los trastornos específicos incluidos en este apartado son: trastorno de la lectura, trastorno del cálculo, trastorno de la expresión escrita y trastorno del aprendizaje no especificado”. Este tipo de trastornos pueden persistir a lo largo de la vida de la persona, incluyendo la etapa adulta.

Los trastornos específicos incluidos en este apartado son: trastorno de la lectura, trastorno del cálculo, trastorno de la expresión escrita y trastorno del aprendizaje no especificado”. Este tipo de trastornos pueden persistir a lo largo de la vida de la persona, incluyendo la etapa adulta.

Es muy importante una detección precoz y una intervención terapéutica temprana, ya que este tipo de dificultades pueden originar otro tipo de trastornos asociados como la ansiedad, baja autoestima o desmoralización, así como desencadenar un fracaso escolar.

Así, ante la primera sospecha, sería recomendable acudir a un especialista, Logopeda o Psicólogo, para que nos asesore y poder actuar de la mejor manera posible.

La terapia en los casos con Trastornos de Aprendizaje se basa en la estimulación de las áreas afectadas y en la potenciación de los puntos fuertes del niño. Se llevará a cabo una terapia enfocada a desarrollar las siguientes áreas: procesos cognitivos básicos (percepción, atención, memoria) y áreas concretas en las que se encuentre la dificultad: habilidades lectoras (conciencia fonológica, precisión, velocidad, comprensión…), habilidades de expresión escrita (conciencia semántica, grafía, redacción)…

 

Es muy importante también la colaboración entre el colegio, la familia y los especialistas que están llevando la Terapia, para poder logar los objetivos de manera más eficaz.

 

 

Referencias y bibliografía:

American Psychiatric Association (2014). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), (5ª ed.). Madrid: Editorial Médica Panamericana.

Fundación Adana (2019). Trastornos del aprendizaje. Recuperado de: http://www.fundacionadana.org/definicion-y-tipos-trastornos-del-aprendizaje/



10 julio, 2018 Artículos

El área de Neuropsicología infantil en nuestro centro se dirige fundamentalmente al estudio de la relación cerebro-conducta. La demanda de valoración e intervención puede llegar de varios ámbitos: la familia, el centro educativo, pediatría, psiquiatría o especialidad de neuropediatría.

-¿Por qué tanto “problema” en los niños de hoy en día?- Dicen algunas familias.

Cada vez hay más profesionales concienciados y formados en las diferentes dificultades de aprendizaje y neurodesarrollo de las primeras etapas de vida, de ahí que un primer paso sea la detección y alarma ante diferentes signos a modo preventivo, que en ocasiones cursan como verdaderos trastornos o síndromes y otras no refieren más que un ritmo de evolución diferente.

La escuela es un contexto donde los niños pasan  mucho tiempo de su vida diaria, de modo que se establecen interacciones sociales, reacciones ante normas, rutinas, aprendizajes, etc. Por lo tanto, un ámbito donde se pueden detectar pautas de comportamiento, evolución y ritmo de aprendizaje, forma de relacionarse, cómo responde ante las normas, capacidad de atención, etc.

Esta información junto con la extraída de la entrevista familiar y el aporte de pruebas clínicas son necesarias para realizar una correcta anamnesis y plantear una adecuada valoración integral, a través de las pruebas psicométricas referentes. El objetivo es perfilar el desarrollo cognitivo y funcional neuropsicológico del niño, prestando atención a los puntos débiles y fuertes del mismo. De este modo se identificarán las necesidades del niño/a en cuestión para una correcta intervención.

En nuestro centro la intervención es multidisplinar, de modo que, a partir de  las necesidades  detectadas, planificamos y priorizamos objetivos entre los diferentes profesionales que aquí trabajamos. Los cambios en los objetivos  que se van produciendo a lo largo de una intervención siempre son comunicados y consensuados con las familias.

 

 

Información extraída de: Portellano, J.A. (2008). Neuropsicología Infantil. Madrid, editorial Síntesis, S.A.

 


5031-copia-1200x760.jpg

12 junio, 2018 Artículos

 

Los cambios históricos, sociales y culturales de las últimas décadas, han incidido de forma notable en las familias, haciendo cada vez más ardua la tarea de “ser padres”. Esto ha generado en los padres y madres la sensación de pérdida de influencia en la educación de sus hijos e hijas.

Cada día acuden al Centro Lingoreta al gabinete de psicología de Vigo y Gondomar muchas familias que nos preguntan “¿qué hacer ante las demandas de una sociedad que avanza a pasos de gigante? ¿cómo poner límites al uso de las nuevas tecnologías? ¿cómo consigo que se responsabilice de sus tareas del cole? ¿cómo hacer para que se motive con los estudios?”

El trabajo que hacemos las profesionales de psicología en Vigo y Gondomar esta fundamentado en la parentalidad positiva, siendo una de nuestras claves para dar respuesta a estas cuestiones.

Es importante destacar que las familias a lo largo de la historia han demostrado que tienen capacidad para adaptarse a los entornos cambiantes; empleando sus fortalezas para construir escenarios de aprendizaje y desarrollo adecuados y ajustados a las necesidades de cada uno de sus miembros. Siempre apoyadas e influenciadas por el contexto social y cultural que les rodea (familia extensa, amigos, educación, trabajo, ocio, barrio, medios de comunicación…).

En esta adaptación al cambio y potenciación de las fortalezas familiares es la base de los principios del ejercicio de una parentalidad positiva y responsable, que favorecen el  desarrollo adecuado de los niños y niñas, fomentando su bienestar físico y mental.

Teóricamente el término parentalidad positiva hace referencia «al comportamiento de los padres fundamentado en el interés superior  el niño, que cuida, desarrolla sus capacidades, no es violento y ofrece reconocimiento y orientación que incluyen el establecimiento de límites que permitan el pleno desarrollo del niño».

 

¿Qué promueve la parentalidad positiva?

  • El afecto
  • El apoyo
  • La comunicación
  • El acompañamiento
  • La implicación en la vida cotidiana de los hijos e hijas.

¿En qué se basa la parentalidad positiva?  

  1. El respeto
  2. La tolerancia
  3. La comprensión mutua
  4. La búsqueda de acuerdos que contribuyan al desarrollo de las capacidades de los niños y niñas.

 

¿Cómo favorecer la parentalidad positiva?

  • Creando vínculos afectivos cálidos, protectores y estables para que los niños y niñas se sientan aceptados y queridos.
  • Promoviendo un entorno estructurado, que proporciona modelo, guía y supervisión para que aprendan las normas y valores.
  • Estimulando y apoyando el aprendizaje cotidiano y escolar para el fomento de la motivación y de sus capacidades.
  • Reconociendo el valor de los hijos e hijas, mostrar interés por su mundo, validar sus experiencias, implicarse en sus preocupaciones, responder a sus necesidades.
  • Dar protagonismo a los hijos e hijas en las decisiones y responsabilidades familiares. Con el objetivo de que perciban  que son agentes activos, competentes y capaces de cambiar las cosas e influir sobre los demás.
  • Educando sin violencia, excluyendo toda forma de castigo físico o psicológico degradante.

 

Un buen asesoramiento y acompañamiento familiar puede ayudar a padres y madres a reconocer sus habilidades y fortalezas para hacer frente a las dificultades o preocupaciones. En Centro Lingoreta contamos con un equipo de especialistas en asesoramiento y atención a familias, pregunta por nuestras terapias familiares en nuestros centros de Vigo y  Gondomar. También disponemos de talleres y charlas para familias.

 

 

Randall Hernández

Psicóloga M-27221

Máster en Psicología de la Educación.

https://www.linkedin.com/in/randall-hernández-86560532

Información extraída de: Rodrigo, M.J., Máiquez, M.L. y Martín, J.C. (2010).Parentalidad Positiva y Políticas Locales de Apoyo a las Familias. Madrid: Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

Disponible en http://www.femp.es/files/566-922-archivo/folleto%20parentalidad%201.pdf

 

 

 

 


Somos un grupo de profesionales que trabajamos dentro de los diferentes campos clínicos para poder satisfacer las necesidades desde la primera infancia hasta la tercera edad.
Contamos con el mejor equipo de profesionales con una amplia experiencia para hacer valoraciones integrales, de todas la áreas del desarrollo.

RUEPPS

Centro inscrito en el Registro Único de Entidades Prestadoras de Servicios Sociales de la Consellería de Traballo e Benestar (RUEPPS) nº registro E-6162